Técnica del Pomodoro: Qué es y Como puede Ayudarte como Freelancer

T

Como freelancer, seguro que piensas mucho en cómo ser más productivo. Tú manejas tu tiempo, lo que significa que tu productividad tiene una correlación de casi el 100% con los ingresos que obtienes. ¿Conoces la técnica del pomodoro?

Sacar cosas para adelante trabajando en una oficina no es siempre gratificante. Puesto que a final de mes esto no te afectará directamente (ni a ti, ni a tu salario). Sin embargo, como profesional freelance, este no es el caso. Lo que consigas hacer a final de mes es lo que te dará de comer a ti y a tu familia.

Una de las técnicas más populares para aumentar la productividad es la técnica del pomodoro (o método del pomodoro). Es una técnica muy utilizada para estudiar y también se usa el método pomodoro para trabajar. Yo ya lo he usado en el pasado y la estoy utilizando mientras escribo este artículo.

A continuación, te contaré lo que supone esta técnica, cuáles son sus puntos fuertes y débiles y cómo integrarlo en tu día a día para que seas lo más productivo posible.

  1. ¿Qué es la técnica del pomodoro?
  2. ¿Para qué o quién es apropiada la técnica del pomodoro?
  3. ¿Para qué no sirve el método Pomodoro?
  4. Consejos para usar la técnica pomodoro

¿Qué es la técnica del pomodoro?

La técnica Pomodoro nació como un método de gestión del tiempo a finales de la década de 1980. En los últimos 10 años ha incrementado su popularidad, sobre todo entre los freelancers y otras personas que trabajan de manera autónoma.

Pomodoro significa tomate en italiano y se denomina así porque la técnica estaba relacionada, en sus orígenes, con temporizadores de cocina en forma de tomate.

Estos son los conceptos básicos: elige una tarea y configura el temporizador (con forma de tomate, forma de chef o a través de una app o tu propio temporizador en el móvil).

Un Pomodoro tiene normalmente una duración de 25 minutos. Durante este tiempo, debes enfocarte en la tarea que escogiste y solo en esa tarea. Una vez que la hayas terminado, haz un descanso de 5 minutos.

Después de que hayas terminado «cuatro pomodoros», haz un descanso más largo, que puede durar entre 15 y 30 minutos. Repite el proceso desde el principio y estarás siguiendo esta técnica.

Tecnica del pomodoro pasos y ejemplo

¿Para qué o quién es apropiada la técnica del pomodoro?

1. Personas que se distraen fácilmente

Si eres una persona que constantemente necesita automotivación y disciplina, la técnica del pomodoro es para ti. Te sientas, estás listo para trabajar y enciendes el cronómetro.

Has hecho un trato contigo mismo de que vas a trabajar durante cierto tiempo antes de hacer un descanso. Puede sonar simple, pero realmente esto te ayuda a concentrarte y a seguir con tu trabajo.

2. Trabajos que pueden dividirse en tareas más pequeñas

Si te gusta dividir las tareas más grandes en otras más pequeñas y así ir marcando las realizadas, te gustará trabajar con un temporizador.

Hay trabajos que encajan perfectamente con esta técnica:

  • Responder correos electrónicos
  • Escribir nuevas propuestas
  • Redactar pequeños artículos
  • Realizar alguna tarea de optimización en un sitio web

En general, cualquier proyecto grande que pueda dividirse fácilmente en pasos más pequeños.

Los freelancers tienen muchas tareas que son fáciles de difvidir. En tales situaciones, el método será muy útil.

3. Seguimiento del tiempo

Monitorear su tiempo es algo que cualquier profesional freelance debería hacer, ya que le ayudará a analizar su proceso de trabajo (y a mejorarlo).

Cuando realizas un seguimiento de tu tiempo, sabes a qué tipo de cosas dedicas más tiempo. Puedes encontrarte con alguna que otra sorpresa desagradable (como que pasas 20% de tu tiempo contestando correos), pero este análisis te ayudará a identificar y solucionar los problemas.

Además, verás cuánto trabajas realmente. Hay muchas maneras de monitorear tu tiempo, la técnica pomodoro para mí funciona muy bien, así que, ¡también puede ser útil para ti!

¿Para qué no sirve el método Pomodoro?

1. Personas multitasking

Con frecuencia, las distracciones se ven como algo malo, pero eso no tiene por qué ser cierto.

Si eres una persona que realiza muchas tareas, como tener que revisar y responder constantemente correos electrónicos al tiempo que trabajas, es posible que la técnica Pomodoro no sea para ti.

Estarás constantemente saltando de un lado a otro y los descansos serán más una molestia que otra cosa.

2. Trabajos que requieren mucha concentración para arrancar

Digamos que estás trabajando en algo bastante arduo, como diseñar un sitio web, escribir código o leer un artículo científico. Todas estas tareas tienen en común que requieren mucha concentración para comenzar a abordarlas. Entonces, tomar un descanso cada 25 minutos puede ser contraproducente. En estos casos, ignora el método.

3. Impulsarte ante una fecha de entrega

En ocasiones, toca trabajar mucho, por ejemplo, cuando se acerca la entrega de un servicio o trabajo. Independientemente de si estás motivado o no, hay días en los que tienes que hacerlo sí o sí.

No es la mejor opción dejar todo para el último momento, eso es cierto, pero es la realidad muchas veces. En estos casos, tendrías que saltarte muchos descansos del método y esto arruinaría el objetivo de la técnica. Así que, para fechas de entrega muy justas, no lo pongas en práctica.

Consejos para usar la técnica pomodoro y hacer que funcione

1. Haz que tus Pomodoros duren más tiempo

Una de las maneras más obvias de adaptar el método a tu propio trabajo es modificar los tiempos de trabajo y pausas.

En mi caso, trabajo en fracciones de 45 minutos con descansos de 10 minutos en el medio. Un descanso de 5 minutos no es suficiente para ir al baño y tomar un café, así que expandelo. Del mismo modo, una sesión de trabajo de 25 minutos es demasiado corta. 

No tengas miedo de adecuar los tiempos hasta que encuentres lo que más te convenga.

2. Ignorar el temporizador es necesario, pero también arriesgado

Incluso cuando usas la técnica del pomodoro, no podrás hacerlo el 100% del tiempo. A veces, estás terminando tu trabajo y necesitas solo 10 minutos más para completar el proyecto, pero la sesión ha terminado.

O por el contrario, estabas en tiempo de pausa pero no te ha dado tiempo de acabar de comer y la pausa ha finalizado.

En estos casos, tendrás que ignorar el temporizador. Eso sí, ten cuidado de no convertir esto en un hábito, pues podría hacer que se eliminara el objetivo.

¿Alguna vez has usado la técnica Pomodoro? Cuéntanos tu opinión al respecto en los comentarios a continuación.

Natalia Campana

Natalia Campana forma parte del equipo internacional de www.freelancermap.com. Enamorada de las nuevas tecnologías y la interculturalidad, tras reunir diferentes experiencias laborales trabajando en varios países como EE.UU, Reino Unido o Alemania, ahora centra sus esfuerzos en ayudar a freelancers a encontrar nuevos proyectos y clientes a nivel mundial.

Por Natalia Campana

Entradas recientes