You are here:  Freelancer Tips  »  Article

 
29.11.2017

¿Deberían los freelancers firmar la cláusula de no competencia?


Las cláusulas de no competencia son, con frecuencia, parte de los contratos regulares de los trabajadores, pero cada vez aparecen más en los contratos de trabajo freelance. No prestar atención a este tipo de contratos podría generar bastantes problemas.

Desde pagos retrasados hasta no recibirlos directamente o incluso haber tenido que rechazar proyectos que entrasen en conflicto con el acuerdo. Especialmente para los trabajadores freelance que operan en un nicho específico, tales acuerdos podrían afectar seriamente a sus planes de negocio.

Para evitar eso, vamos a ver a continuación algunos de los aspectos más importantes sobre las cláusulas de no competencia.

En primer lugar, descubriremos qué son realmente, sus características y, por último, trataremos de resolver la cuestión más difícil: ¿deberías firmarlas o rechazar el proyecto?

¿Qué es una cláusula de no competencia?

Por lo general, se establece una cláusula de no competencia para garantizar que el empleado o contratista no intente competir con el cliente. Esto cubre todo tipo de “actividades conflictivas”, aunque, básicamente, esta cláusula existe para garantizar que no trabajarás con el enemigo. Las empresas no quieren que las personas que trabajan para ellas también ayuden a la competencia: existe un posible conflicto de intereses.

Entonces, es obvio que este tipo de cláusulas tiene letra pequeña. No están escritas necesariamente para ir contra los trabajadores freelance, pero pueden ser demasiado restrictivas. Es ahí donde deberías prestar atención. Si la cláusula está redactada de tal manera que te impide realizar otros muchos proyectos, entonces no valdrá la pena. Estas son las tres cosas en las que deberás fijarte.

Los detalles más importantes de los acuerdos de no competencia:

1. Alcance geográfico

¿El contrato te impide trabajar con otros competidores locales? Es probablemente una de las cosas más razonables que un cliente puede exigir.

Por otro lado, si esperan que no trabajes para ninguna empresa que ellos consideren competencia, ten cuidado. Muy rara vez el acuerdo te impedirá trabajar con nadie más en todo el país o incluso más allá por aquello de la no competencia. Sería demasiado.

2. ¿A quién se considera competidor?

Realmente, ¿quién forma parte de la competencia? La respuesta a esta pregunta a menudo es parte de la cláusula de no competencia y será uno de los aspectos que determinen si deberías firmarla o no.

Digamos que estás diseñando un sitio web para una compañía que comercializa velas. Si te piden que no trabajes con ningún otro vendedor de velas, es lógico. Pero exigirte que rechaces los contratos de cualquiera que produzca iluminación es ir demasiado lejos. Hay una línea muy fina entre la competencia real y todo el sector de trabajo: asegúrate de que este acuerdo no lo cruza.

3. Periodo de tiempo

En tercer lugar, las cláusulas de no competencia suelen establecerse durante un periodo de tiempo determinado. Es obvio que no deberías trabajar con la competencia mientras dure el contrato. Es una petición razonable. Sin embargo, algunas empresas pueden ir más allá. Las cláusulas de no competencia por hasta un año no resultan del todo infrecuentes. Si bien no significa que tengas que firmarlas. Si, de hecho, se prolongan más allá de un año, es una gran bandera roja ondeando sobre ese contrato freelance.

 

Entonces, ¿deberías firmar una cláusula de no competencia como freelancer?

Como hemos visto, las cláusulas de no competencia pueden tener sentido y definitivamente hay algunas razonables. Antes de firmar, lo más importante que debes determinar es qué parte de tu futuro negocio se verá afectada.

Si es menos del 10%, entonces podrías meditar sobre ello. Pero si esta cláusula va a afectar a un porcentaje más elevado, ni lo pienses. La mayoría de las veces no valdrá la pena a largo plazo. Es imposible predecir qué contratos podrían surgirte en el camino y, de hecho, podrías perder una gran oportunidad.

La segunda gran pregunta que debes responder antes de firmar es si la cláusula es demasiado amplia. Algunas compañías redactarán contratos con cláusulas de no competencia muy extensas porque saben que muchos freelancers no discutirán sobre ello, especialmente si son nuevos en el negocio. Pero si el alcance de estas es demasiado amplio, ya sea en relación a la localización, tiempo o definición de competencia, trata de negociar.

En resumen, todo depende de cómo se redacte esta cláusula. Como regla general, es recomendable que las exigencias sean las mínimas. No rechaces un trabajo solo porque incluye cláusulas. Si (y remarcamos el “si”) las peticiones son razonables y no afectan a una gran parte de tu negocio, siéntete libre de firmarlas.

¿Cuál ha sido tu experiencia con las cláusulas de no competencia? ¡Comparte tu historia con nuestra comunidad de profesionales freelance publicando un comentario justo debajo de este artículo!

Crea tu perfil freelance gratis y consigue proyectos ¡sin comisiones!

 ¡Regístrate ahora!

More articles

Comments

  • No comments available

Comment this article