White papers: Una opción interesante para freelancers


Los white papers de las empresas pueden ser una opción lucrativa para los redactores freelance y aquellos con conocimientos específicos sobre un tema determinado a quienes les guste escribir. Si te gusta la investigación y ensamblar ideas de manera organizada y profesional, entonces la redacción de documentos técnicos definitivamente es algo que deberías considerar.

En este artículo vamos a hablar sobre lo que suponen los libros blancos en la actualidad. También identificaremos cuáles son las habilidades requeridas para redactarlos. Por último, pero no por ello menos importante, abarcaremos el paso a paso de la creación de estos documentos.

¿Qué es un white paper?

Los white papers o libros blancos, como herramientas empresariales, son un tipo de documento que informa, presenta un problema y proporciona una solución concreta. Este documento también es una herramienta de marketing, pues a menudo se utiliza para vender la solución al problema expuesto. Generalmente, analizan un tema en profundidad y, de hecho, su redacción puede suponer varias semanas de trabajo. Por lo general, se escriben en un estilo técnico, aunque a veces incluso científico. Por último, cabe mencionar que los white papers pueden ser una buena fuente de ingresos para aquellos profesionales freelance que poseen un determinado tipo de conocimiento. Lo mismo ocurre a la hora de escribir un e-book.

4 habilidades que te ayudarán a escribir un white paper

1. Experiencia en un ámbito específico

En primer lugar, redactar documentos técnicos convincentes y reposados requiere de conocimientos en un ámbito específico. Por supuesto, tendrás que investigar mucho el tema y, por tanto, aprenderás cosas nuevas. Sin embargo, disponer de conocimiento previo te ayudará a sentar las bases.

Si no has trabajado nunca en el campo de IT, escribir un white paper sobre algún asunto dentro de esta industria no es viable. Es posible, sí, pero te llevará tanto tiempo que probablemente no merezca la pena desde el punto de vista financiero.

2. Buen dominio de la escritura estructurada

En segundo lugar, los white papers deben convencer a sus lectores. Esto se logra con dos cosas: lo primero es un buen argumento y lo segundo es su estructura. Un white paper debe escribirse con claridad y de una manera que anime a la audiencia a continuar leyendo. Haber trabajado como redactor freelance previamente es un buen punto de partida para abordar un  white paper.

3. Voluntad de profundizar en un tema

Hoy en día, existen diversas diferencias entre escribir una publicación para un blog y un white paper. Una de las más obvias es la extensión. Si bien las publicaciones en un blog rara vez superan el par de páginas, los libros blancos suelen tener entre 10 y 20 páginas. Para redactar algo tan largo necesitarás paciencia y resistencia mental. Como redactor freelance, es posible que al principio trabajes en un solo texto durante un tiempo bastante prolongado, pero el resultado será altamente satisfactorio. ¡Pruébalo!

4. Formación académica

La formación académica puede brindarte las tres habilidades enumeradas anteriormente. No en vano, en muchas asignaturas universitarias, la escritura de piezas extensas y bien estructuradas es un procedimiento habitual. Si has pasado por algo así, cuentas con una ventaja añadida para empezar a escribir un white paper.

En cierto modo estarás acostumbrado a la manera de proceder y contarás con algo de conocimiento, ya sea consciente o subconsciente, lo que te será de gran utilidad. Disponer de formación académica no es obligatorio para redactar estos documentos, aunque te podría dar un impulso.

Escribir un white paper: los 3 pasos principales

1. Realizar una investigación profunda y objetiva

Cada white paper comparte el mismo primer paso: la investigación. No solo es el punto de partida, sino que, con frecuencia, es el paso más importante. Es importante que no busques solo información que respalde tu opinión preconcebida, ya que un white paper deberá ser objetivo en cierto modo. Si eres demasiado parcial no convencerás a nadie.

2. Ofrece hechos y ejemplos

Recuerda que los white papers no solo están ahí para convencer a alguien, sino que también son una excelente fuente de información. Por ello, deberán ser lo más descriptivos y concretos posible. Ten en cuenta que tu audiencia no es quien ha efectuado la investigación, por lo que es preciso que plantees ejemplos y le ayudes a comprender el tema. Tras cada línea escrita, pregúntate si es comprensible desde una perspectiva externa.

3. Presenta tus argumentos pero no ocultes tus debilidades

Finalmente, explica por qué la solución que propones es la mejor. Esta explicación debe derivarse claramente de la información proporcionada en el documento. Sé honesto. Si existen argumentos contrarios obvios a lo que propones, no los excluyas. Plantéalos también y demuestra a tu audiencia por qué, pese a ellos, tus argumentos continúan siendo sólidos. La mejor forma de lidiar con la crítica es abordarla antes de que surja.

¿Has redactado alguna vez un white paper o libro blanco? ¿Estás pensando en hacerlo? ¡Cuéntanos qué piensas en el apartado de comentarios debajo de este artículo!

 

Crea tu perfil freelance gratis y consigue proyectos ¡sin comisiones!

 ¡Regístrate ahora!

More articles

Comments

  • No comments available

Comment this article