De freelancer a consultor: Cómo ampliar tu negocio

18.04.2018

La consultoría y el trabajo freelance son dos ámbitos que van de la mano como pocos otros. Casi cualquier profesional freelance puede hacer labores de consultor una vez que ya tiene la suficiente experiencia. ¿Es tu hora?

¿Cuál es la diferencia entre un freelancer y un consultor?

Hay una fina línea que diferencian estos dos "puestos" y es la siguiente:

  • Los freelancers perfeccionan un conjunto específico de habilidades y trabajan con las empresas. Inevitablemente, empezarán a ver qué funciona y qué no. Estos completarán un proyecto gracias a su experiencia y perspectiva exterior y precisamente esta combicación de perspectiva exterior y experiencia es la mezcla ideal que precisa un buen consultor.

  • Los consultores ofrecen información, brindan asesoramiento y ayudan a sus clientes a hacer las cosas de manera más rápida y eficiente. Esto puede resultar familiar para muchos freelancers. Y esto ocurre porque estás más cerca de ese campo de trabajo de lo que pensabas. Por eso te presentamos algunas ideas de por qué y de qué forma deberías tender hacia la consultoría.


Razones para empezar como consultor

1. Probablemente ya estés dedicándote a ello sin saberlo

Figure o no la palabra “consultor” en tu página web o currículum, es posible que estés ya haciendo este trabajo en cierta manera. Lo vemos en los diseñadores web, por ejemplo, que no solo crean el sitio, sino que también ayudan a sus clientes a decidir cómo debe confeccionarse la web. Los guían en todo el proceso a través de la experiencia que han ido adquiriendo en el diseño de páginas web a lo largo de su carrera. Saben bien lo que funciona y lo que no, y comparten esa información con sus clientes.

Si excluyes la creación de la web en sí misma, ¿qué queda? Alguien que ofreció consejos útiles a su cliente para lograr un objetivo. En definitiva, un consultor.

2. No puedes realizar servicios de consultoría si no los ofreces

Muchos freelancers están realizando labores de consultor. La cuestión es que no todos cobran por este tipo de trabajo. Ven el servicio que brindan como algo natural, algo que simplemente pertenece a sus tareas. Pero asesorar a alguien sobre cómo llevar algo a cabo es tan importante como hacer una parte de ello. Como profesional freelance no deberías regalar este servicio (o, al menos, no siempre).

No debería sorprenderte que la consultoría sea un servicio tan bien pagado. Sucede porque hay ciertas especialidades que son extremadamente valiosas, pues lleva tiempo adquirir esa experiencia. Entonces, si lo estás proporcionando, deberías cobrarlo.


Pasos para pasar de freelancer a consultor

1. Incluye tu consultoría como cualquier otra habilidad

Como profesional freelance deberás incluir todas y cada una de las habilidades que son importantes para tu trabajo. Vamos a imaginar que eres programador. Ya sea en HTML, C++ o Java, tienes que enumerar los lenguajes de programación en los que eres experto. La inclusión de tus habilidades de consultoría, así, será tan normal como hacer lo propio con otra habilidad. Añádelo a tu currículum y en el sitio web.

2. Cóbralo como un servicio aparte

Enumerar tus habilidades es transmitir un mensaje: “Soy consultor. Tengo experiencia y también cobro por ella”. Ya hemos visto que la consultoría no es algo que debería ofrecerse de manera gratuita. Lo siguiente es asegurarte de que tus clientes reciban este mensaje. Si te tratas a ti mismo como un consultor, los clientes también lo harán.

3. Sigue aprendiendo

Ahora que has empezado a anunciar y cobrar por los servicios de consultoría, hay un último paso para hacer de ellos una habilidad. Toda aptitud debe ser practicada y mejorada. Piensa qué puedes ofrecer exactamente y dónde tu experiencia es más bien escasa. Continúa aprendiendo y mejorando estas áreas. La industria IT, especialmente, es muy cambiante y es necesario conocer las últimas tendencias, tecnologías, idiomas o cualquier aspecto que afecte al nicho en el que estás ofreciendo tus servicios de consultoría.

4. Prueba diferentes opciones

En este punto, es posible que te estés preguntando qué va a ocurrir con tus servicios de freelancer como tal si vas a realizar consultoría. Hay tres posibles vías:

  • Enfocarte en tu trabajo freelance y tener la consultoría como un trabajo secundario. Esta podría representar, por ejemplo, el 10% de tu tiempo.

  • Mantener un equilibrio. Hacer una división 50/50 puede sonar tentador, pero es una solución temporal. Centrarse en dos áreas de trabajo al mismo tiempo significa que nunca estarás completamente dedicado a ninguna de ellas. Eso sí, dedicarte a ambas puede ayudarte a decidir en cuál prefieres centrarte.

  • Consultoría completa. Si deseas concentrarte en la consultoría, no hay razón para no hacerlo.

Probar la consultoría puede ayudarte a decidir hacia dónde quieres ir después con tu negocio freelance.

Incluso eligiendo la primera opción y manteniendo la consultoría como una pequeña porción de tu trabajo, se te abrirán nuevas posibilidades y te brindará más flexibilidad en el futuro. ¡Y es precisamente de lo que trata el trabajo freelance!

¿Te gustó este artículo? Nos encanta recibir tus opiniones, así que ¡haznos saber qué piensas en el apartado de comentarios!

Crea tu perfil freelance gratis y consigue proyectos ¡sin comisiones!

 ¡Regístrate ahora!

More articles

Comments

  • No comments available

Comment this article