You are here:  Freelancer Tips  »  Article

 
30.05.2018

Cómo denominar tu negocio freelance: nombre propio vs. nombre comercial


A la hora de pensar en la creación de un nuevo negocio hay ciertas preguntas que es inevitable hacerse: “¿Qué nombre ponerle?”. Se trata de una de las cuestiones más frecuentes y polémicas al iniciar la andadura como profesional freelance. ¿Estás tú también en este punto?

Algunas personas buscan un gran nombre corporativo que se adapte a cualquier contexto, desde a un mero negocio freelance hasta a una gran empresa, mientras que a otros les basta con poner su propio nombre o bien las iniciales.

Pero, ¿cuál es la mejor opción? Depende, pues hay ventajas y desventajas tanto a la hora de escoger un nombre personal como para optar por uno comercial. En este artículo vamos a tratar este asunto, de manera que puedas valorar qué opción se adapta mejor a tu negocio freelance.

Ventajas de que tu negocio lleve tu propio nombre

  • Es más personal

Elegir tu propio nombre te permite contar una historia personal. Muchos negocios freelance se basan en el storytelling, y eso pasa porque funciona. Si tu marca está muy centrada en ti mismo, tu nombre, tus iniciales o un juego de palabras basada en ellas, puede funcionar extremadamente bien.

  • Es más asequible

Los nombres personales también parecen más asequibles. Independientemente de cuál sea el caso, lo cierto es que hay algo que mueve a los clientes hacia los “negocios más pequeños”. Y una de las razones es, sin lugar a dudas, el precio.

  • Un nombre propio único incluye SEO

Por último, pero no menos importante, si tienes un nombre realmente único, escogerlo para tu negocio freelance puede ser una estupenda idea. Eso sí, si te llamas John Smith, es poco probable que una búsqueda en Google muestre a tu empresa en las primeras páginas, sin que importe lo grande que sea.

Desventajas de que tu negocio lleve tu propio nombre

  • Podría obstaculizar su crecimiento a largo plazo

Optar por un nombre personal para tu negocio parece una buena idea al comienzo de este, pero piensa en lo que puede ocurrir si cuentas con un equipo detrás o vas a acudir a importantes reuniones con grandes corporaciones. Y es que denominar tu negocio con tu nombre, tiende a ser percibido como menos profesional y podría dañar tus posibilidades a largo plazo.

  • Es complicado vender una empresa que lleva tu nombre

Preguntarse qué va a suceder en el hipotético caso de renunciar a seguir liderando la empresa, no suele estar en la mente de las personas al crear un nuevo negocio, si bien es conveniente considerar este escenario. Una vez que obtengas una buena cantidad de clientes, la venta de tu compañía podría llegar a ser una posibilidad, pero no es tan fácil hacerlo si el negocio lleva tu nombre.

  • El negocio y la vida personal están demasiado ligados

Es posible que aquellos clientes que estén interesados en tu negocio lo busquen en Internet. Sin embargo, si eres activo en redes sociales como Facebook o Instagram y te gusta actualizarlas a menudo, quizás no sea tan buena idea que tu negocio esté tan vinculado a tu vida personal.

Ventajas de escoger un nombre comercial

  • Luce más profesional

Una denominación más propia de empresa queda más profesional. Es cierto que quizás no responde a ninguna explicación racional, pero la realidad es que así funciona nuestra mente. Si eres de los que les preocupa proyectar una imagen adecuada a los clientes, entonces, deberías tener este detalle en cuenta.

  • Tienes más probabilidades de conseguir mejores pagadores

Lo grande atrae a lo grande. No en vano, hay grandes empresas que no desean trabajar con meros negocios freelance. Si la denominación escogida indica un cierto tamaño, lo más probable es que consigas contratos de empresas más grandes. Y, por regla general, estas suelen pagar mejor.

  • Es más identificable de cara a los futuros miembros del equipo

Quienes trabajan en Amazon no se sentirían, muy posiblemente, tan motivados si estuvieran trabajando en un sitio llamado Jeff Bezos Sales. Si tu negocio tiene perspectivas de crecimiento hasta un nivel en el que se requiera la contratación de diversos empleados, entonces, deberás considerar qué es lo más atractivo para los clientes y los empleados.

Desventajas de escoger un nombre comercial

  • Puede asustar a los clientes más pequeños

Así como lo grande atrae a lo grande, los clientes pequeños pueden mostrarse reacios a acceder a una empresa que parece demasiado grande. Y es que, tal y como señalábamos anteriormente, los nombres corporativos se perciben como menos asequibles que los personales.

  • Encontrar un buen nombre no es tan sencillo

La búsqueda de la denominación comercial perfecta puede ser una tarea ardua. Requiere creatividad y buen conocimiento del mercado en el que estás planeando operar. Hay una razón por la que muchos emprendedores optan por los nombres personales: permiten omitir todo ese proceso.

  • No es tan flexible como un nombre personal

Por último, cabe señalar que un nombre comercial podría no ser tan flexible como uno personal. Muchos buenos nombres corporativos están relacionados con lo que hace la empresa, pero si eso cambia, se quedará obsoleta, pues promete algo que, en realidad, no ofrece.

¿Qué nombre estás barajando para tu negocio freelance? ¡Cuéntanoslo en los comentarios después de este artículo!

___

Pic: © Unsplash

Crea tu perfil freelance gratis y consigue proyectos ¡sin comisiones!

 ¡Regístrate ahora!

More articles

Comments

  • No comments available

Comment this article