Por qué los freelancers y startups forman la pareja perfecta

27.06.2018

Es una realidad que muchos profesionales freelance acaban haciendo, si no todo, la mayor parte de su trabajo para startups. Y también lo es que todas las startups suelen confiar en ellos en alguna etapa de su vida. ¿Por qué?

Parece que existe cierta conexión entre ambos. No es una coincidencia: los freelancers y las startups están hechos el uno para el otro.

Ambos están ligados a las nuevas formas de trabajar, lo que se traduce en una capacidad de crear una empresa o un producto desde cero en un corto periodo de tiempo. Asimismo, creen firmemente que tienen la oportunidad de alcanzar el éxito de este modo.

La complicidad existente entre freelancers y los creadores de startups es más que obvia. He aquí las 5 razones que lo explican:
 

1. Tanto los fundadores de una startup como los freelancers querían crear algo propio

¿Qué es ser freelancer? Ser tu propio jefe, decidir cómo y cuándo trabajar y seleccionar los contratos que te interesan, es decir, ser quien decida cómo emplear el tiempo.

¿Qué es una startup? Bien, hay bastantes similitudes, ¿verdad? Tanto los freelancers como los creadores de startups quieren alejarse de la típica jornada laboral de 9 a 17, ya sea porque ven una oportunidad de crecimiento más allá de eso o porque están cansados de que sea otro quien decida.

Este espíritu emprendedor es algo que puede forjar una fuerte conexión entre las personas. Así como a quien tiene un perro le gusta la gente que tiene también perro, los freelancers y fundadores de startups tienen la misma mentalidad y pueden trabajar muy bien juntos.

 

2. Ser freelancer y tener una startup requiere asumir riesgos

Otra característica de los freelancers y startups es la disposición a asumir riesgos.

Seamos honestos: casi todos los profesionales freelance que tenían un trabajo convencional habrían tenido mayor seguridad manteniéndolo que embarcándose en la creación de una empresa propia. Hay freelancers que no alcanzan el éxito. Y seguro que hay muchas empresas nuevas que tampoco, pero nadie lo logrará si no lo intenta. Así es cómo tienden a pensar tanto los freelancers como los creadores de startups. Y esta es también la razón por la cual suelen funcionar muy bien juntos.

Si bien es cierto que quien asume riesgos necesita ayuda para mantenerlos bajo control y evitar que se excedan, los profesionales freelance son las personas ideales para trabajar en una startup. Estarán dispuestos a acompañarla y a aceptar el riesgo de que, quizás, aquello en lo que están trabajando jamás pueda ver la luz del día.

 

3. Las startups todavía no saben la mano de obra que necesitan y los freelancers son flexibles

Al reunir por primera vez al equipo de tu startup, es muy probable que cometas errores. Y es que resulta muy complicado averiguar si realmente se necesita a un redactor de contenido a tiempo completo, por ejemplo. ¿Se necesitará también a alguien que se encargue de las redes sociales? Quién sabe, dependerá de lo bien que vaya el producto. Aquí es donde entran en escena los freelancers.

En flexibilidad no les gana nadie y, de hecho, están dispuestos a trabajar por proyectos. Puedes contratar a un profesional freelance durante un par de semanas y ver qué tal se maneja. Tal vez necesites a otras dos personas para ese puesto en particular o tal vez no necesites a ninguna. Es mucho más fácil darse cuenta de eso con un profesional freelance que con un empleado convencional.

 

4. Los freelancers tienen una mentalidad de marketing innata

Al comenzar un negocio, es normal que la parte financiera esté bastante ajustada. Los profesionales freelance lo saben bien: están acostumbrados a hacer que cada céntimo cuente.

También el fundador de una startup empezará con un presupuesto limitado, puedes beneficiarte mucho de la experiencia de un freelancer. Por ejemplo, puede ocurrir que conozca herramientas gratuitas o más económicas, técnicas de growth hacking (o estrategias de posicionamiento) y otros trucos que te permitan ahorrar dinero.

La razón es que los freelancers también deben valorar cada gasto al comienzo de su actividad. Por el contrario, es más que probable que alguien que trabaja en una gran empresa de tecnología no se haya enfrentado a este problema nunca.

 

5. Los freelancers han trabajado en muchas compañías diferentes, lo que se traduce en más habilidades

Hay más de una forma de hacer las cosas. Los freelancers lo saben bien, pues lo han experimentado de primera mano trabajando en diferentes empresas. A diferencia de alguien que ha pasado toda su vida haciendo las cosas de una manera, posiblemente los profesionales freelance ofrezcan distintos enfoques a un solo problema.

Son una bendición las startups que consiguen descifrar las incógnitas. Pueden examinar las fortalezas y debilidades de los diferentes enfoques y determinar cuáles encajarán mejor con la misión y habilidades del equipo. Una vez resuelto, será mucho más sencillo cubrir los puestos con las personas apropiadas. Por ejemplo, que sean buenas en un lenguaje de programación específico o en un software de diseño.
 

¿Convencido de contratar a tu primer freelancer?

Freelancermap puede ayudarte. Basta con que comiences publicando un proyecto gratis.


¿Eres un profesional freelance que trabaja con startups? ¿Qué ventajas destacarías de ello? ¡Cuéntanos en el apartado de comentarios debajo de este artículo!

 

Crea tu perfil freelance gratis y consigue proyectos ¡sin comisiones!

 ¡Regístrate ahora!

More articles

Comments

  • No comments available

Comment this article