Net 30: 3 razones por las que los freelancers deberían evitarlo

N

Ugh, Net 30. Puede ser la perdición en la carrera de un freelancer. Por alguna razón, se ha convertido en un término común para los pequeños negocios. ¿Es viable para un freelancer?

¿Que significa Net 30?

Net 30 como término significa que el pago debe efectuarse 30 días después de enviar la factura a tus clientes. También se conoce como neto 30 días o n/30.

Desde luego que cualquier cliente estará feliz de recibir 30 días para pagar la factura ya que es lo mismo que tener un crédito a 30 días sin incluir ninguna repercusión para ellos, gratis. Sin embargo, puede ser terrible para los freelancers.

En este artículo, analizaremos porqué probablemente deberías evitar cobrar tus facturas en 30 días y las muy pocas ocasiones en las que podrías considerarlo.

Por qué Net 30 no es una buena elección para los freelancers

1. Daña tu presupuesto

Lo primero y más importante: no eres un banco. Siendo un freelancer, raramente estarás sentado sobre una pila enorme de dinero del que puedas prestar a la gente sin más y permitirte el lujo de esperar a que te lo devuelvan. Por otro lado, tampoco eres un banco que está tan loco que por alguna razón te da préstamos sin intereses.

Los pequeños negocios (y la mayoría de freelancers se pueden definir como tal), no se pueden permitir esperar un mes para cobrar un pago. Tienes obligaciones financieras regulares que necesitas cubrir.

Imagina que eres una tienda de alimentación: no puedes simplemente comprar un trozo de pan y pagarlo 30 días después.

No, necesitas ese pago cuanto antes, porque tienes que realizar un nuevo pedido de pan, pagar a tus empleados, etc. En tu caso se trata de pagar tus facturas, invertir en tu educación y muchas cosas más. No me malinterpretes. Pagar una factura lleva un tiempo para tu cliente; no puedes esperar siempre que llegue al día siguiente. Pero 30 días es demasiado, siete días naturales es un plazo mucho más razonable.

Consejo: «Da a tus clientes 7 – 10 días naturales para pagar las facturas por tus servicios freelancer»

2. Los clientes tenderán a pagar en el último momento

Es una triste realidad que si le dices a un cliente “págame como máximo en 30 días”, a menudo resultará en que te pagará en 30 días como muy pronto. Hacer algo en el último momento se puede atribuir a la pereza, pero realmente puede ser una decisión financiera rentable desde la perspectiva de tu cliente.

Asumiendo que sean un negocio más grande, sacan provecho y ventaja de pagarte más tarde. Un acuerdo Net 30 les permite mantener su dinero durante más tiempo, lo que en el ámbito de la contabilidad puede mejorar su flujo de efectivo.

Además, imagina que después de los 30 días realmente el cliente se retrasa en el pago. No solo habrás esperado un mes entero, sino que ahora tendrás que esperar incluso más y empezar con recordatorios de pago.

Te puede interesar 🔖: Cómo manejar pagos tardíos como freelancer

Si hubieras trabajado con Net 10 incluso el más grande de los retrasos probablemente no sería tan malo como directamente acordar el plazo de Net 30.

3. Generalmente hay confusión sobre cuándo empieza Net 30

El pago a 30 días (Net 30) no es tan obvio como podrías pensar. Hay varias opciones en cuanto a dónde empieza. En contabilidad, comenzará en la fecha de expedición de la factura. Sin embargo, algunos clientes podrían no saberlo y pensar que tienen 30 días desde el momento en el que reciben la factura.

O incluso peor. Imagina que tu cliente trabaja para a su vez para otro cliente y entiende que son 30 días una vez que ellos han recibido el pago.
 

¿Cómo te puedes proteger frente a este caos?

Simplemente siéntate con tu cliente cuando estés cerrando el contrato y hablad de los términos de pago (no olvides las 5 cláusulas imprescindibles para cualquier contrato freelance) o incluye una explicación en el contrato.

Independientemente de si estás dándoles 30 o 10 días para pagar, es importante que lo definas bien en tu contrato en la cláusula de los términos y métodos de pago.

Allí definirás también si existen comisiones por retraso en el pago, si hay milestones por inicio de proyecto o de que formas o que servicios puede emplear el cliente para hacerte llegar el importe de la factura.

Cuándo deberías considerar utilizar Net 30 como freelancer

Hay unas pocas ocasiones en las que ofrecer 30 días para el pago de tu factura freelance puede tener sentido como término de pago.

1. Cuando puedes permitírtelo

Una de esas veces es cuando realmente puedes permitírtelo: aquí existen básicamente dos posibilidades: 

  • Número uno: el proyecto y por consiguiente el pago es tan mínimo que no habrá diferencia ninguna en tu presupuesto, no importa lo que pase.
     
  • Número dos: tu situación financiera actual es tan Buena que incluso un pago mediano puede esperar.

«Recuerda, que puedas permitirte esperar 30 días no significa que debas hacerlo.»

2. Cuando tienes mucha confianza con tus clientes

Como hemos comentado, esperar 30 días para recibir un pago es una decisión totalmente inviable cuando tratas con nuevos clientes. Aún no sabes cómo trabajan y si van a mantener o no su parte del acuerdo.

Sin embargo, es muy probable que puedas confiar en clientes con los que has trabajado durante mucho tiempo, con quienes te gusta trabajar y con los que has desarrollado una relación de negocios sana a lo largo de los años.

Podrían merecerse algo de indulgencia si lo pidieran. Obviamente, solo si el punto 1 se cumple y puedes permitirtelo. Si no puedes permitirte esperar 30 días, tendrás que priorizar tu propia supervivencia económica y tratarlo abiertamente con el cliente.

¡Si tienes dificultades con tu situación financiera, también podría interesarte nuestro artículo sobre 8 consejos fundamentales para freelancers!

Nos encantaría oir tu opinión sobre este articulo y descubrir que tiempos manejas con tus clientes. ¡Déjanos un mensaje en la sección de comentarios aquí abajo!


Pic: © Pexels

Ana Martinez

Ana Martínez es traductora freelance y licenciada en pedagogía. Combina su pasión por la traducción con su amplia experiencia en diferentes campos como la educación, recursos humanos y telecomunicaciones. Con su experiencia trabajando internacionalmente, es el perfil idóneo para encargarse de las traducciones al español en nuestro blog.

Por Ana Martinez

Entradas recientes