Contratar freelance para tu negocio: todo lo que necesitas saber

C

Los freelancers tienen que aprender a confiar en sí mismos: la autodisciplina y la organización requerida supone que fracasarán si no lo hacen. A veces, sin embargo, depender solo de uno mismo no es el mejor camino a seguir. Añadir a alguien en tu viaje freelancer y compartirlo puede resultar aterrador pero te puede hacer crear un gran negocio. Si quieres realmente crecer, necesitarás ayuda. Este artículo explicará todo lo que necesitas saber sobre por qué y cómo contratar freelance.

El trabajo freelance ha pasado de ser algo aislado a convertirse en un estándar mundial en los últimos 10 años. Tanto si eres propietario de una pequeña empresa, como si eres el director ejecutivo de una gran compañía, es posible que la idea de trabajar con profesionales freelance se te haya pasado por la mente alguna vez.

Es lógico, pues, en términos generales, los freelancers están motivados, cuentan con experiencia y son mucho más flexibles que los trabajadores tradicionales.

Sin embargo, puede costar un poco atreverse a dar el primer paso y sumar al equipo a uno de estos profesionales. Tu negocio puede sacar provecho de esta situación, siempre y cuando sepas cómo, claro.


Beneficios de contratar freelance

Si ya no tienes la oportunidad de concentrarte en las tareas que realmente importante para tu negocio y tus clientes, o si notas que el equilibrio entre tu trabajo y tu vida privada se está deteriorando, es hora de que consideres contratar freelance y delegar parte de tu carga de trabajo.

Puede ser difícil darse cuenta de que necesitas ayuda con tu negocio y, posteriormente, renunciar al control de ciertos aspectos del mismo. Después de todo, es tu bebé y tú eres la persona que lo ha cuidado y visto crecer desde el principio, ¿verdad? Pero a veces no aprender a dejar de lado ciertas tareas y continuar tratando de hacer todo solo en lugar de delegarlo a otra persona puede dañar tu negocio.

Y realmente, hoy en día no hay excusas. Incluso si no tienes a alguien interno a quien puedas delegar cosas, se pueden contratar trabajadores independientes muy fácilmente, y ¡te sorprenderás de lo hábiles y dedicados que son muchos de ellos!

Contratar freelance en realidad conlleva una serie de beneficios: a menudo son muy asequibles, altamente flexibles y obtendrás la persona adecuada para el trabajo.

Entonces, ¿cuándo es el momento adecuado para contratar ayuda y volver a hacer lo que mejor sabes hacer?

Cuándo contratar freelance

¿Cómo saber que necesitas a alguien en el equipo? ¿Es realmente el momento de pasar de ser un empleador? Hay algunas señales que te indican que ha llegado la hora. 

1. Estás rechazando proyectos interesantes

La primera y más frustrante señal de que podrías necesitar ayuda externa es cuando comienzas a tener que rechazar proyectos que realmente te gustaría aceptar. Esto incluye proyectos que son financieramente lucrativos. Pero se trata principalmente de aquellos que te parecen emocionantes, de empresas a las que admiraste cuando comenzaste tu carrera freelance, tareas que siempre soñaste… No cabe duda, rechazar proyectos similares es terrible. 

2. Te cuesta cumplir los plazos

En segundo lugar, incluso si no has decidido rechazar una gran cantidad de proyectos, es posible que sufras de exceso de trabajo. Cuando cumplir los plazos se vuelve excesivamente difícil, la mayoría de los trabajadores freelance adopta una postura natural: ‘Solo tengo que trabajar más’. Esto no es sólo erróneo, sino que además no es saludable. Esforzarse está bien pero en algún momento, vas a darte cuenta de que el trabajo que estás asumiendo es demasiado para una sola persona. Es entonces cuando empiezas a considerar seriamente contratar a otro freelance para que te eche una mano.

3. Ya no estás haciendo lo que se te da bien

Lo más probable es que hayas iniciado tu negocio porque tenías un producto, servicio o concepto excelente que sabías que a la gente le encantaría. Ha sido tu fuerza motriz y determinó tu éxito.

Pero es posible que en poco tiempo hayas notado que ya no tienes tiempo para las tareas que solían brindar numerosos beneficios porque estás demasiado ocupado concentrándote en otras cosas. Si este es el caso, es hora de considerar la subcontratación.

4. Tu equilibrio entre el trabajo y la vida privada se está deteriorando

Una de las razones principales por las que muchas personas inician sus propios negocios es porque quieren lograr un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Sin embargo, el problema es que, a menos que comiences a delegar parte de tu trabajo, el equilibrio por el que tanto has trabajado comenzará a deteriorarse.

5. Tus gastos están aumentando

Lo crea o no, contratar freelance es mucho más barato que contratar a alguien en un puesto de tiempo completo. No tienes que comprar papelería, equipo de oficina o pagar cursos de formación. Tampoco hay que contribuir a su pensión pensión, pagar las vacaciones o los días en los que no puede trabajar por enfermedad.

Todo esto significa que puedes reducir los gastos operativos y aumentar tus resultados.

6. Tus empleados no tienen las habilidades necesarias

Esto puede ser especialmente cierto si tienes una tarea específica, particularmente técnica, que debe completarse. Podría darse el caso de que simplemente no tengas a nadie internamente que pueda hacerlo. O si lo hace, necesitaría formación adicional.

En estas situaciones, contratar un freelance es la mejor solución. Estos profesionales ya poseen las habilidades que necesitas y siempre puedes volver a utilizarlas en el futuro si crees que han hecho un buen trabajo. De esta manera ahorrarás tiempo y dinero.

7. Las relaciones con tus clientes están sufriendo

Tal vez te perdiste una reunión con un cliente porque se te olvidó o no lo tomaste debidamente en cuenta. Tal vez tengas una lista de trabajos que hacer para varios clientes, pero no encuentras el tiempo porque estás centrado en otras tareas.

Pase lo que pase, las relaciones con tus clientes son primordiales para tu negocio y nunca deberían sufrir porque pasas demasiado tiempo realizando tareas que potencialmente podrías delegar a un profesional independiente.

Costo de contratar freelance

Como hemos visto anteriormente, existen numerosos beneficios al delegar algunas de tus tareas. Pero, ¿cuánto cuesta contratar freelance?

Según nuestra encuesta freelancermap 2021, la tarifa promedio por hora de los autónomos es de 105 dólares. Esto, por supuesto, puede variar según factores como la industria, el rol, la edad, el país, etc.

Tarifa por hora freelance 2021
En 2021, la tarifa horaria media de los freelance es de 105 dólares.

Contratar freelance en 6 pasos

Si te has convencido y estás buscando contratar a un profesional, puedes seguir estos pasos para contratarle: 

Cómo contratar freelance en 6 pasos

1. Define las tres habilidades principales que necesita tu proyecto

Ahora que has decidido que tu negocio está listo para un empleado y sabes lo que tienes que hacer legalmente hablando, es hora de pensar en el tipo de persona que estás buscando. La primera respuesta obvia podría ser “alguien como yo”. Se trata de una opción válida si solo estás buscando a alguien que te ayude con la carga de trabajo. Sin embargo, buscar a alguien con habilidades que complementen a las tuyas, podría ser la mejor idea. Este es el porqué:

Podéis aprender el uno del otro. Deberías considerar a tu nuevo empleado freelance como una oportunidad para crecer. Aumentar tus especialidades es una de las mejores maneras de hacerlo. Obviamente, tendrás que buscar a alguien que entienda bien a qué te dedicas, pero piénsalo de este modo: ¿cuáles son esas habilidades que te arrepientes de no haber adquirido? ¿Experiencia SEO, quizás diseño UX? ¿Cuáles encajarían bien con las tuyas? Así es como puedes encontrar a la persona correcta.

Para comenzar, debes ser muy claro acerca de lo que realmente estás buscando. Piensa sobre lo que tu proyecto implica, cuánto tiempo podría alargarse y cuánto estarías dispuesto a pagar. Este último detalle, realmente necesitaría todo un post, pero puedes encontrar indicadores preguntando a tus compañeros, en Internet, etc. No optes por la opción más barata, ya que, a menudo, es también la peor.

Define, por tanto, las tres habilidades que precisas para el proyecto. Por ejemplo, dominar cierto lenguaje de programación, escribir un tipo de contenido o cualquier otro conocimiento.

Cuanto más específicas sean esas habilidades, mucho mejor.

2. Anunciar la vacante vs. escoger el freelancer tú mismo

Cuando ya sepas qué necesitas, utilizarás esas habilidades como palabras clave. Hay dos formas de hacerlo.

La primera modalidad es anunciar la vacante. Esto podría requerir más esfuerzo. Por ejemplo, si buscas perfiles de IT, puedes poner el anuncio en plataformas gratuitas como freelancermap o en grupos de redes sociales. Esto garantizará que te lluevan las solicitudes.

Encuentra el próximo freelance para tu proyecto

Publica tu oferta ahora, ¡es gratis!

La otra opción es seleccionar tú mismo a los trabajadores freelance. En este caso, tienes la oportunidad de escoger a alguien que se ajuste realmente a tu proyecto como un guante. Puede ser un profesional que ya conozcas, ya sea por recomendaciones o por su reputación.

No obstante, esta modalidad también requiere tiempo e implica que tú te acerques a los profesionales y no al revés. Enviar decenas de emails supone más trabajo que recibirlos

3. Enfócate en la experiencia probada

Sea cual sea la vía de búsqueda escogida, ya tienes un grupo de candidatos para el proyecto. ¿Cómo decidir quién es el más adecuado?

Probablemente, tengas frente a ti un sinfín de solicitudes, por lo que lo primero es filtrarlas.

La manera más fácil de hacerlo es ordenarlas en base a la experiencia. Algunos candidatos dirán que cuentan con las habilidades requeridas, pero no tendrán cómo demostrarlo. Esas deberían ser las primeras personas que deseches.

Presta atención a los detalles, pues así identificarás quién ha leído los requisitos de tu proyecto y ha comprendido lo que estás buscando.

4. Realiza entrevistas con algunos posibles candidatos

Tras el primer filtro, debes haberte quedado con un reducido grupo de candidatos. Entre 5 y 10 personas parece un número más que razonable. Todas ellas están motivadas para afrontar el proyecto y tienen las habilidades exigidas.

Es el turno de realizar las primeras entrevistas. Como consejo, mejor opta por las entrevistas por teléfono o, preferiblemente, vídeollamadas. Hablar y ver al mismo tiempo al candidato, realmente marca la diferencia, incluso si no es cara a cara. Skype o Google Hangouts son dos de las alternativas más populares para ello.

5. Contacta con sus empresas anteriores

Si ya tienes a los finalistas, pero no eres capaz de decidir entre ellos, aún queda una cosa por hacer. Pregunta a antiguas empresas para las que trabajaron cómo les fue con ellos. Los buenos profesionales freelance siempre recibirán recomendaciones. Los grandes recibirán elogios.

Si tienes a algún candidato en una de estas categorías, la elección es sencilla. Si se trata de un gran proyecto, también podrías ponerte en contacto con antiguos empleadores para aprender más sobre la forma en la que trabajaron juntos.

6. Prepara el contrato

Por último, cuando todo está dicho y hecho, hay un paso final: elaborar el contrato. Se trata del único paso del proceso en el que casi siempre es necesario recibir ayuda externa. Si no dominas bien la redacción de un acuerdo legal entre tu empresa y el profesional freelance, lo mejor es que te dejes ayudar por un experto. Puedes confiar en el freelancer que estás contratando y continuar sin contrato, pero recuerda que cualquier cosa puede pasar. La mejor protección frente a cualquier eventualidad es, de hecho, un contrato.

💡 Si necesitas ayuda para redactar el contrato, te sugerimos nuestro artículo «5 cláusulas imprescindibles en un contrato freelance«.

Unos consejos más

1. Comienza poco a poco

En primer lugar, no es necesario que saltes directamente hacia lo desconocido.  Hacerlo en pequeños pasos te ayudará a comprender qué implica realmente tu nuevo rol como empleador. Muchas empresas utilizan esta estrategia cuando quieren externalizar una determinada tarea o departamento: contratan a un profesional freelance para un proyecto pequeño y así pueden comprobar cómo trabaja.

Deberías hacer lo mismo. Acordar trabajar con alguien más en un solo proyecto tiene dos ventajas principales. La primera es que podrás experimentar cómo tu flujo de trabajo se adapta a otra persona y si realmente funciona.

En segunda instancia, es una excelente manera de poner a prueba a los nuevos empleados. No hay mejor manera de ver cómo fluye la relación con alguien que probarlo directamente en la vida real. Los sitios como freelancermap son la mejor manera de comenzar la búsqueda. Lo único que tienes que hacer es publicar un proyecto explicando lo que estás buscando y esperar a recibir las respuestas de los profesionales independientes interesados. ¡Sin comisiones para ninguna de las partes!

2. Analiza las implicaciones legales

En función de dónde te encuentres, pasar de ser freelancer a empleador puede tener implicaciones legales. Aspectos como los beneficios, las vacaciones o los seguros podrían suponer un 10 o 40% adicional al salario, lo que hace que la cifra real sea mucho mayor. Para estar más seguro, investiga sobre el tema.

3. Obtén nuevas habilidades tú mismo

Por último, también necesitarás aprender algunos trucos nuevos. Trabajar en un proyecto con otras personas, especialmente en el papel de empleador, es una experiencia muy diferente que volar solo. Estas son las tres habilidades más importantes que deberás aprender:

Comunicarte claramente. Ya no se trata solo de comprender y planificar algo tú solo, sino que tienes que aprender a expresarlo de forma clara. La mejor práctica es documentarte tanto como puedas desde el principio. Así evitarás la mala comunicación.

Delegar las tareas correctas. Una de las mejores cualidades para un jefe es saber quién debe hacer qué.

Dar feedback. Si quieres que alguien mejore en cierta dirección, tendrás que guiarlo hasta allí. La crítica constructiva y mostrar signos de aprecio por el trabajo de los demás, resultan imprescindibles.

Tu negocio puede ganar mucho gracias a los profesionales externos, quienes pueden realizar un buen trabajo cuando sea necesario. Comunícate con ellos, págales a tiempo y trátalos como te gustaría que te trataran a ti.

Piensa en los beneficios a largo plazo y construye una relación sólida con aquel profesional que se adecue a tus requerimientos. Hoy en día, esta es la piedra angular de un negocio exitoso.

¿Preparado para sacar partido de la experiencia de un experto freelancer? 

¿Pensando en conseguir el primer empleado para tu negocio freelance? No dudes en trasladarnos tus dudas en la sección de comentarios debajo de este artículo. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Natalia Campana

Natalia Campana forma parte del equipo internacional de www.freelancermap.com. Enamorada de las nuevas tecnologías y la interculturalidad, tras reunir diferentes experiencias laborales trabajando en varios países como EE.UU, Reino Unido o Alemania, ahora centra sus esfuerzos en ayudar a freelancers a encontrar nuevos proyectos y clientes a nivel mundial.

Por Natalia Campana

Entradas recientes